Plaza de la Escandalera

Plaza de la Escandalera

Es el lugar de mi primer recuerdo de Oviedo. Es una plaza muy conocida, un lugar de acogida, donde la mayoría de los estudiantes quedan y se atreven a explorar la ciudad. Es el sitio donde mi historia en Oviedo empezó. Puedes ver que la plaza está vigilada por una estatua dedicada a la maternidad. Siempre me ha parecido que la madre es una Ariadna maternal, la diosa que regaló a Teseo un ovillo de hilo para guiar sus pasos en el laberinto. A mí también me dio un ovillo de hilo invisible que me llevó hasta el Campus de Humanidades para cumplir mi búsqueda, mis estudios. Y cada vez que me siento perdida, regreso a este sitio para redescubrir y reinventar a mí misma… y encontrar mi camino.